Entrevista a ‘The RootZ

Firma creada por tres antiguas alumnas del MBA Master en Dirección de Empresas de Moda 2015/16

El proyecto de “The RootZ” se gestó durante el curso 2015/16 del Master MBA en Dirección de Empresas de Moda. Dos de las tres fundadoras de la marca – Silvia Peralta y Alicia Coda – compartían grupo de trabajo para su Proyecto Master, y eligieron hacerlo sobre una plataforma online de customización y personalización de prendas. 

Esa fue la semilla de “The RootZ”, un proyecto que arrancó de forma definitiva el 30 de octubre de este año y al que además se unió desde su inicio Carla Marcelino, compañera de master de Silvia y Alicia.

Desde su gestación, hace más de año y medio, hasta su nacimiento, hace mes y medio escaso, Silvia, Carla y Alicia han recorrido un camino lleno de trabajo, emoción y aprendizaje.

Hablamos sobre ello con las socias fundadoras de “The RootZ”.

¿Qué es y cómo surge ‘The RootZ’?

La idea inicial surge hace un par de años, durante el MBA, idea que fuimos trabajando poco a poco, y evolucionando hasta lo que es ahora. Nuestro principal objetivo es dar respuesta a la creciente necesidad del cliente por la búsqueda de prendas diferentes y únicas frente a la gran industrialización textil. El modelo fast fashion en el sector textil está a la orden del día y copa gran parte del mercado, pero existe un nicho que busca prendas diferentes y personales, y es a este público al que nos dirigimos.

Por tanto, nuestro valor diferencial con respecto a la competencia es la posibilidad que ofrecemos al cliente de que pueda personalizarse sus prendas y de que se involucre en el proceso creador de la marca, para lo cuál hemos creado un configurador en nuestra página web, que permite la combinación de diferentes elementos hasta obtener una prenda a gusto de cada cliente.

Esta tendencia la hemos visto ampliamente en otros ámbitos, sobre todo en el calzado, y pensamos que por qué no llevarla a cabo en otras prendas que nos apasionan como son las cazadoras de cuero.

Dejásteis todo por iniciar este proyecto ¿Qué os supuso a cada una de vosotras ese cambio?

Efectivamente, las tres socias de The RootZ, que provenimos de diferentes sectores, decidimos dar un vuelco a nuestra trayectoria profesional para emprendernos en esta aventura.

Nuestro interés por la moda y las empresas nos llevó a conocernos hace un par de años cursando un MBA. Marcy es licenciada en ciencias económicas y empresariales y llevaba 15 años como responsable en gestión de proyectos de transformación de sistemas de información de instituciones financieras nacionales y extranjeras, en Accenture. Por su parte, Alicia, también licenciada en ciencias económicas y empresariales y con título superior en diseño de moda, trabajó como Project Manager en Loewe y durante los últimos años desarrolló su propia firma de novias Thinking Ali. Finalmente Silvia, es licenciada en Ciencias de la Información, y ha trabajado durante 15 años como responsable de comunicación y marketing para clientes tanto nacionales como multinacionales, principalmente de ámbito tecnológico.

Las tres teníamos muchas ganas de emprender y de montar nuestra propia empresa, y tras llevar a cabo un profundo estudio de mercado, quisimos cubrir la demanda que existe en cuanto a personalización textil, el ADN de nuestra marca. Así que una vez descubierto nuestro pequeño hueco y un nicho de mercado al que dirigirnos, nos liamos la manta a la cabeza y apostamos por el proyecto… Así que decidimos dejar nuestros respectivos trabajos y proyectos para dedicarnos a ‘The RootZ’ al 100%.

¿En qué consiste ahora vuestro día a día?

Crear una empresa desde cero es muy costoso y lleva mucho esfuerzo y trabajo, y aunque cada una prioriza entre sus funciones un área determinada, es inevitable que las tres estemos un poco a todo en los inicios. Marcy se ocupa de la parte financiera y tecnológica; Alicia está más centrada en producto; y Silvia se ocupa más del marketing y de la comunicación. Pero como te puedes imaginar, en nuestro día a día van surgiendo infinidad de tareas que vamos repartiendo entre todas.

Además nos surgen retos y desafíos continuos, y nos tenemos que enfrentar a situaciones que muchas veces son nuevas para nosotras, con lo cuál estamos en un proceso de aprendizaje diario, que aunque supone mucho esfuerzo y muchas horas de trabajo es muy motivador.

Estamos muy entretenidas.

¿Cuál es el mayor reto al que os enfrentáis?

Retos tenemos muchos y según la fase en que nos vayamos encontrando, estos van variando. Al inicio, uno de nuestros principales desafíos fue la búsqueda de proveedores, que ha supuesto una de las tareas más complicadas debido a los volúmenes que manejamos. Tras mucho trabajo conseguimos llegar a acuerdos con proveedores excelentes, que trabajan para marcas que para nosotras son un referente de calidad y estilo.

La redefinición del modelo de negocio y de producto, también supuso un desafío en la etapa inicial.

El desarrollo web, con todos sus componentes incluido el configurador, ha sido también una tarea complicada y costosa. Es lo que nos ha llevado más tiempo y más quebraderos de cabeza.

El trabajo logístico y la gestión de nuestro stock, debido al modelo de negocio que tenemos, tampoco es sencillo. Cada cliente, compra una prenda diferente (esta opción la ofrecemos en nuestro configurador), con diferentes apliques y accesorios, que trabajamos artesanalmente de forma individual… Desarrollar un sistema con el que poder automatizar y controlar esto así como intentar reducir los tiempos de entrega al cliente, sin que la calidad de se vea mermada, es también un desafío.

Ahora nuestro principal desafío lógicamente son las ventas, poder llegar a nuestro target a través de diferentes estrategias de marketing y segmentación de mercados.

¿Cuáles son las claves ‘The RootZ’?

Nuestro modelo de negocio tiene una serie de bondades que a largo plazo garantizarán la rentabilidad. En primer lugar contamos con un stock reducido de prendas y accesorios, ya que las cazadoras se personalizan de una en una en nuestro taller bajo demanda del cliente. Nuestro modelo busca garantizar la exclusividad, por lo que los pequeños volúmenes y la máxima rotación en función de la demanda marcan nuestro negocio.

Asimismo, al ser una marca que vende online, hace que no incurramos en grandes gastos fijos de inmovilizados. Por otro lado, nuestro negocio es muy escalable y de gran potencial, pudiendo llegar a todos los mercados a través del universo digital.

¿Qué aportó el Master a este proyecto?

Además de conocimientos, con una visión global del sector en todos sus ámbitos, el MBA fue el embrión de este proyecto. Allí nos conocimos las tres socias y allí se reforzó nuestra apuesta por emprender. Nos dio el empujón y la confianza que necesitábamos para poner en marcha este proyecto.

¿Darías algún consejo a una persona que esté pensando en apostar por formarse en el MBA en Dirección de Empresas de Moda de Esden Business School?

Les diríamos que adelante. Por nuestra parte fue una experiencia muy recomendable.

Sobre el MBA Master en Dirección de Empresas de Moda

El MBA Master en Dirección de Empresas de Moda está disponible en la modalidad: Blended y Global (estudio online + 2 semanas presenciales en Madrid). También se puede cursar el MBA con especialización en Dirección de Empresas de Moda en formato Full Time.

• Para saber más del Master en Dirección de Empresas de Moda, pincha aquí.

• Para saber más del “Método Reverse”, pincha aquí.

Rellena este formulario si necesitas más información:

Contáctanos

Pulsa aquí para añadir un texto